17.05.19

Tiempo de lectura: 3 Minutos

Nueve cosas que jamás se deberían decir a un jugador de FM

Hay momentos en la carrera de un jugador de FM en los que la gente logra exasperarlo. Algunos de estos comentarios son muy típicos, pero, para cada uno de ellos, hay una respuesta sencilla.

Hemos pedido en las redes sociales que nos den algunos ejemplos.

Nueve cosas que jamás se deberían decir a un jugador de FM

1. Pero si ni siquiera controlas a los jugadores

Vale, no los controlo físicamente. No uso el ratón ni el dedo para colocar al lateral izquierdo en el área, pero puedo manejar su rendimiento, motivación, patrón de pensamiento, desarrollo e incluso su felicidad. ¿Por qué controlar a un jugador cuando puedo controlar a un equipo o a un club o, por qué no, un universo entero?

2. Ya vas por el año 2037. A estas alturas ya no existen jugadores reales

Puede que no sean jugadores en la vida real, pero para mí existen. He seguido de cerca la carrera de estos caballeros, han pasado de fichajes a titulares, luego a maridos, padres, campeones y mánagers por derecho propio. ¡Cómo te atreves!

3. ¿Qué haces con ese traje? Ni que fuera el final de la copa.

Primero, no es un traje, son unos chinos con una chaqueta a juego. Segundo, en lo que a mí respecta, esta sí es una final de la copa, con mis jugadores, mi equipo técnico y mis aficionados. ¿Cómo puedo acudir a una cita tan importante en chándal o en pijama? Hay que mostrar cierto respeto al rival.

4. ¿Por qué no reinicias la partida cuando pierdes?

¿Y por qué no robo un banco o hago solo el último kilómetro de una maratón? ¿O por qué no aparco en doble fila y dejo los intermitentes puestos? He conseguido merecidamente cada una de mis victorias, logros y trofeos. Si reinicio hasta que gane, estaría contando una historia distinta y muy aburrida.

5.Son las dos y media de la mañana, vete a dormir ya.

¿Sabes qué? Una parte de mí quiere irse a dormir, para poder descansar y estar fresco para otro día como mánager de FM19, pero es el periodo de fichajes de enero y todavía tengo un par de contratos en el aire. ¿Cómo quieres que duerma cuando el fax virtual está que echa humo?

6. A ese no lo has descubierto tú, ¿no?

Vale, no he sido yo quien lo ha descubierto. No estuve allí cuando pateó el balón por primera vez, pero sí que lo descubrí mucho antes que cualquiera de vosotros, y le he dado la brasa a clubes de todo el mundo para que lo ficharan. Me alegra que por fin uno de ellos me haya hecho caso. Ahora solo me queda mandarles la factura.

7. ¿Por qué te pones así? Es solo un juego.

Uf... siguiente.

8.  ¿Por qué haces de comentarista de los partidos?

No es un comentario, estoy retratando la imagen de lo que hace mi equipo. Es un arte. Y no puedo evitarlo. Es como una especie de reacción instintiva. Imagina que eres el mánager y a la vez el mayor aficionado de tu equipo.

9. Tardas un montón en conseguir resultados

Roma no se hizo en un día. Y la Associazione Sportiva Roma tampoco (o su gloriosa cuenta de Twitter). Forjar una dinastía lleva tiempo, pero cuando lo consigues, te quedas enganchado. Es una sensación estupenda.